Tres meses de supervivencia

jose-caldera-unt

31/03/2017

Cuando esta culminando el primer trimestre del año, nos invade un sentimiento de incertidumbre y malestar que colma a todos los ciudadanos, frente a un complejo panorama político y social.

Un Tsj que desconoce la voluntad del ciudadano, una Crisis Social que cada día cobra más vidas por la falta de medicinas y alimentos, un CNE que le niega a los venezolanos la posibilidad de decidir nuestras diferencias de forma pacífica.

Ante esta realidad que parece desesperanzadora los Venezolanos tenemos la responsabilidad y el reto de salir adelante, demostrando una vez más que tenemos la voluntad de participar y sortear todo obstáculo que el gobierno pretenda imponer.

Las circunstancias nos exigen hoy más que nunca comprometernos con la democracia por el bienestar de nuestros hogares y en muchos casos por la sobrevivencia del mismo. Para nadie es un secreto que con el pasar de los días el Gobierno busca aniquilar toda fuerza de lucha por nuestros derechos, sometiendonos a un esquema perverso de supervivencia al mejor estilo del canibalismo, donde todos estamos tratando de solventar nuestras necesidades básicas

El problema radica en el hecho de que cada día los venezolanos deben ocuparse mas en sobrevivir que en la posibilidad de plantearse la lucha por conquistar su libertad o cualquier otra reivindicación social, ese es el esquema que aplica el gobierno y a menos que logremos despertar la conciencia colectiva, seguiremos profundizando la crisis.

Atrás quedaron los primeros tres meses del año y hoy mientras más oscuro sea el horizonte más clara debe ser nuestra acción de lucha por demostrar la organización, la solidaridad y sacar las ganas de construir un mejor país.

En estos tres meses he visto como de forma valiente ha crecido la solidaridad en las comunidades, como crece la esperanza en los lugares más recónditos y como la gente se lanza en la conquista de un futuro de paz, bienestar y progreso.

Estoy convencido que un pequeño grupo no podrá someter a toda una nación, es cuestión de participar  todos para reconstruir la fibra nacional que nos permita organizarnos y encaminar al país hacia un mejor destino.

Partiendo desde la validación de los partidos políticos a cualquier otro acto de rebeldía pacífica que nos permita recobrar la esperanza .

Más del 80% de los venezolanos quieren un cambio y un pequeño grupo de enchufados no podrán impedirlo por más instituciones que dominen. Nuestra unidad como sociedad radica en que todos lo estamos pasando realmente mal, de ahí que se hace necesario transmitir el sentido de urgencia, necesitamos cambiar y es ahora.