Lo que harán en plenos carnavales por asaltos masivos

carnavales

12/02/2018

Río de Janeiro reforzará la seguridad en algunos de sus barrios más turísticos después de que se registraran durante el carnaval varios “arrastoes”, como se conocen los asaltos múltiples perpetrados por grupos de jóvenes que “limpian” casi literalmente a sus víctimas de sus pertenencias.

Fuente: EFE

La playa de Ipanema, una de las postales de Río de Janeiro, registró varios asaltos masivos ese fin de semana, en pleno carnaval, según recogieron algunas imágenes de televisión, reseñó EFE.

Tras el suceso, el mayor Iván Blaz, portavoz de la Policía Militar, aseguró en declaraciones a la televisión Globo que la Policía de Río de Janeiro ha intensificado los efectivos durante el carnaval, pero prometió un “refuerzo” de la seguridad aún mayor en las zonas turísticas.

Las cámaras de televisión mostraron a una veintena jóvenes persiguiendo a dos mujeres en la orla de la playa de Ipanema, la más turística de la ciudad y que en los últimos días ha reunido a miles de brasileños y turistas con motivo del carnaval.

Otro video muestra a un hombre siendo perseguido por otras diez personas en la arena de Ipanema para ser robado.

El mayor Blaz dijo que la presencia de comparsas callejeras no oficiales y que en algunos casos han reunido a más de 300.000 personas ha dificultado la tarea de la Policía y recomendó a las personas que participan de la fiesta que no usen joyas ni se hagan selfis.

Blaz solicitó también el apoyo de los órganos de asistencia social, ya que la mayoría de asaltos múltiples en Río de Janeiro son cometido por menores de edad, y recordó que Brasil “convive con la criminalidad”.

Río de Janeiro afronta una grave crisis de violencia desde la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016 que obligó al Gobierno federal a enviar a mediados del año pasado 10.000 miembros de las Fuerzas Armadas con la previsión de que permanezcan en la región hasta finales de 2018.

Según asociaciones de la sociedad civil, en 2017, en todo el estado de Río se registraron más de 4.000 muertes violentas, entre ellas las de más de 130 policías.