¡El calvario! Marabinos les toca esperar horas el metrobús

metro

10/09/2018

Si transportarse en el Metro de Maracaibo ya era ‘caótico’, como lo denunciaban los usuarios, trasladarse en metrobús no resulta una experiencia muy distinta. Las fallas eléctricas paralizan el servicio de los trenes, entonces bajan las santamarías y las personas se forman en las colas para irse en los buses del ‘plan de contingencia’.

Fuente: Panorama

Esos buses son, en su mayoría, los que estaban dispuestos para las líneas del bus Metromara: La Limpia, Bella Vista, Circunvalación 2. Una reacción en cadena que afecta directamente a todos los pasajeros que utilizan estos ‘buses rojos’.

Movilizarse en los autobuses del transporte público no es una opción para muchos marabinos, por la dificultad que significa conseguir efectivo. Niños, jóvenes, ancianos y mujeres embarazados prefieren esperar debajo del caluroso sol marabino hasta 3 horas por el metrobús que solo les cobrará Bs. 2 mil.

Pasa el tiempo y las personas se van saliendo de las colas, luego de esperar tanto tiempo. Algunos hacen el sacrificio de pagar más de Bs. 20 mil por un carro por puesto. Otros se resignan y como ‘tejas’ se quedan a esperar los metrobuses.

“Se tardan 2, 3, o 4 horas, y a veces ni viene. Tardan demasiado. Ayer pasamos cuatro horas aquí, pasando sol, como los animales, pero nosotros somos personas, no animales. Estamos expuestos al peligro”, comentó Luis Colina, usuario de la línea Aeropuerto del metrobús, mientras agitaba sus manos que expresaban enojo.

Si el pasajero no es de la ‘tercera edad’ o tiene una discapacidad, deberá tener una tarjeta electrónica que tendrá que recargar en las estaciones del Metro. El problema que manifiestan es que muchas veces no hay recargas porque “el sistema está caído”.

Sin recargas y como consiguiente, sin saldo en las tarjetas, ¿cómo cancelan el pasaje los usuarios? Ellos aseguran que los operadores de los metrobuses les dicen que no pueden llevarlos si sus tarjetas no tienen saldo suficiente.

“Desde cuando aumentaron el monto, yo nunca he podido recargar. Siempre vengo y no hay sistema”, dijo Josefa Atencio.

Si usted extravió o no tiene tarjeta del metrobús aún, no podrá —al menos hasta ahora— obtener una nueva, pues los trabajadores de las taquillas afirman que no entregan ‘plástico’ “desde hace tiempo” y aseguran que es necesario seguir un protocolo que incluye entregar una carta —que no garantiza la inmediata reposición de la tarjeta— para exponer su pérdida.

“Le tienes que decir a una persona que tenga tarjeta y saldo que cancele por ti el pasaje y le das los Bs. 2 mil en efectivo, pero no todos quieren” expresó María Zanetti.
El presidente del Metro, Silvestre Villalobos, indicó que hasta la fecha han sido recuperadas 123 unidades de metrobuses. Los pasajeros afirmaron no ver la mejoría en la práctica.

Los denominados ‘acordeones’ o metrobuses articulados colapsan porque la cantidad de usuarios sobrepasa la capacidad de estas unidades que, incluso siendo más grandes que los no articulados, no son suficientes.

“Hace rato nos dijeron que hoy (viernes) no han salido ni de Bella Vista ni de La Limpia, solo los de La Vanega (plan de contingencia) mientras el Metro tenga problemas”, testificó Marco Contreras, usuario frecuente de los metrobuses de Bella Vista.
Algunos de los buses no tienen aire acondicionado, cuando hace tan solo unos meses sí tenían. Pisos y asientos manchados adornan el entorno.

Antes de que se agravara la crisis eléctrica, los pasajeros aseguraron que los servicios ya habían desmejorado: cauchos dañados y poca fluidez en la llegada y salida de las unidades.

La problemática radica también en la atención prestada. Enrique Santodomingo, usuario de los metrobuses de La Limpia, comentó: “Los operadores de los buses han pasado por aquí haciéndonos la seña de ‘adiós’, eso no debe ser, es una burla. No es la forma de informar”.

“Allá están los trabajadores y uno aquí. Los pobres viejitos agarrando sol aquí, es inhumano lo que está pasando” sentenció Rutmery Viloria, usuario de la ruta Kilómetro 4. Porque no llegan los buses con frecuencia en esta línea, las personas cierran la vía al aeropuerto hasta lograr llamar la atención de los trabajadores del Metro.