Cicpc desmanteló red de pornografía infantil

MARACAIBO, VENEZUELA 03/06/2014 Abatido EL MOCHO de Ziruma quien presuntamente se trata del lider de una banda delictiva dedicada al robo de vehiculos. El suceso se registro a las 9.00 de la noche de este martes frente a Cauchos Goodyear ubicado en la avenida La Limpia de Maracaibo. Reportes indicaron que a traves de un trabajo de inteligencia realizado por funcionarios del Cicpc se logro dar con el paradero del sospechoso quien al verse atrapado decidio hacerle frente a la comision resultando abatido. El hombre se desplazaba en una camioneta modelo Blazer, color blanca en la que intentaba huir.

14/11/2017

Los delincuentes amenazaban a las víctimas con divulgar las grabaciones en caso de negarse a obedecer órdenes. Los funcionarios de la Policía científica los arrestaron en el municipio Libertador

Fuente: NDH

Funcionarios de la Policía científica adscritos a la División de Investigaciones y Protección en Material del Niño, Adolescente, Mujer y Familia, arrestaron a cuatro miembros de una red internacional de pornografía infantil, dedicada al tráfico y explotación sexual de mujeres en el municipio Libertador, en Caracas.

Una vez que los detectives del Eje de Homicidios de la Policía científica recibieron la denuncia contra Karelis Nakary Torres Torrealba, Karla Nathaly Torres Torrealba, Linda Sumaya Torrealba Toro y Tonny José Pinto González, comenzaron a patrullar en los sectores de las parroquias Santa Teresa y Sucre.

El modus operandi de la organización criminal consistía en ofrecer clases de modelaje, cuando las víctimas se inscribían los maleantes les informaban durante la entrevista que debían participar en la grabación de videos pornográficos. Efectivos del Cuerpo policial ligados a la investigación detallaron que la banda también captaba niñas con el fin de explotarlas sexualmente.

Amenazas

Los antisociales enviaban las grabaciones a un local comercial para editarlas, luego remitían el material pornográfico a una página web internacional. De manera extraoficial trascendió que comercializaban los videos en dólares mediante pagos realizados por el comprador a través de tarjetas de crédito.

Cuando los hampones les pedían a las víctimas que se quitaran la ropa escapaban del lugar, algunas se atrevían a seguir las órdenes del cuarteto, cedían a sus amenazas, “tenían temor de que sus familiares, amigos y conocidos vieran los videos en los sitios web”.